Por qué “The Dark Knight” en realidad debería llamarse “The Joker”

El domingo tuve la maravillosa oportunidad de ver The Dark Knight por enésima ocasión. Let’s face it: la he visto tantas veces que me sé los diálogos y hasta los efectos sonoros de memoria. Tan es así que como el audio de la tele en la que la vi no estaba sincronizado con la imagen, mi cerebro se adelantaba y leía los labios causando una suerte de eco o reverb mortal mismo que, estoy casi totalmente seguro, causó la muerte de un 1% de las neuronas activas que me quedaban.

Habiendo dicho esto: desde las primeras veces que la vi, siempre se me hizo que la película debió haberse llamado The Joker y no The Dark Knight. El alegato principal es que la película se trata de la transformación de batman en, propiamente, El Caballero Oscuro y de como Joker atenta contra la ciudad, la sociedad, la humanidad y otras “dad”-es que hay por ahí. Pero estoy totalmente en desacuerdo

– 3 of a kind. Let’s do this.

– That’s it? 3 guys?

– Two guys on the roof. Each guy gets a share. Five shares is a plenty.

– Six shares. Don’t forget the guy who planned the job.

– He thinks he can sit it out and still take a slice. I know why they call him the Joker.

Desde un inicio la película se trata acerca de la mente de Joker y de su capacidad de ser (como el mismo se llama más tarde) un agente del caos. A lo largo de la película en todas las sub-tramas podemos ver a Joker como un vortex de confusión y, no encuentro mejor palabra, locura que llevan a todos a comportarse de una manera que no tenían considerada en primera instancia. Joker demuestra como los ladrones son unos completos estúpidos por creerse muy inteligentes y juega con eso en su favor.

Los únicos momentos estelares de Batman son: su primera aparición en escena. Desarma a los falsos batman e interrumpe una transacción entre Chechen y The Scarecrow. De hecho es en esta escena cuando recibimos un atisbo de la realidad lunática de Batman lo tenemos en la diatriba espetada por The Scarecrow cuando Batman declara “I don’t need help” y recibe un “Not my diagnosis” como respuesta. No olvidemos que Jonathan Crane es, al final de cuentas, un psiquiatra.

El segundo momento estelar es el asalto al edificio de Lau en Hong Kong. Fin de Batman estrellita.

Dejando a un lado las sub-tramas que explican el status quo de Harvey Dent y de Rachel Dawes así como la compleja relación que vive un Bruce Wayne supuestamente decidido a dejar a Batman para vivir un futuro con Rachel, todo gira en torno a Joker trastornando a la sociedad. Convenciendo a los mafiosos de que la única forma de acabar con el problema (It’s simple, we kill the Batman) es contratarlo para que haga frente a su mayor temor. Todo esto además es parte de un intrincado plan desarrollado por Joker quien además: lo hace solamente por diversión. Batman no triunfa en su primer pelea con Joker, de hecho pierde mucho al mostrar su principal debilidad: el amor que siente por Rachel. Joker vuelve a reafirma que él lleva la delantera cuando captura a un falso Batman y se lo envuelve para regalo al alcalde. Joker elimina a Surillo y a Loeb en una simple gala de poder. Solo lo hizo porque puede y, de hecho, en esa primera puesta de precio sobre su cabeza: Harvey Dent escapa porque Joker aun no sabe quien es Batman en realidad. Lo que sigue es Joker intentando asesinar a Gordon y forzando a Batman y al GPD a seguir una pista sobre “Harvey  Dent” en un edificio solitario. Joker intenta asesinar al alcalde y empieza a introducir el factor locura a Harvey Dent avisándole que Rachel Dawes es la siguiente en su lista. Batman se siente obligado a entregar la capa pero Harvey toma su lugar y se entrega para que Joker luego intente matarlo a balazos (Y bazookazos). Joker es encerrado en SCU para luego demostrar que: no fue un triunfo de Batman. Él lo había planeado así. No sin antes darse la oportunidad de demostrar que Batman no tiene ningún poder sobre el ya que lo único que hace a Batman fuerte sobre sus enemigos es el poder de su despliegue de fuerza física y el miedo que provoca en ellos. Joker se burla de él “You have nothing to threaten me with. Nothing to do with all your strenght” y enloquece a Batman al mentirle sobre la ubicación de Rachel y Harvey, obligando a ambos a ponerse en contra ya que Batman llega al lugar de Harvey y no al de Rachel. Harvey no perdonará a Batman haberlo ido a rescatar y Batman siempre tendrá el rencor de haber rescatado a Harvey. Además de que Harvey queda totalmente desfigurado después de esto. Joker sigue ganando.

La siguiente parte de la historia nos muestra a Joker consumando sus planes con los estratos poderosos de la ciudad (Gordon, Dent, Batman) y el inicio del completo caos que es involucrar a la ciudadanía en sus planes. Joker se deshace de la mafia y demuestra su escaso interés en el dinero quemando millones de dólares (con Lau como daño colateral) y posteriormente hace que los ciudadanos de a pie pierdan la cordura y traten de asesinar a Reese para evitar que Joker destruya un hospital. Un ciudadano de hecho le dispara, otro intenta atropellarlo y por último un policía está totalmente dispuesto a volarle la cabeza de un escopetazo. Joker secuestra a Harvey del hospital no sin antes sembrar la última semilla de locura en él, llegando al punto de ofrecerse en tributo a él y a su recién adquirida obsesión con el azar. Además de que lo convence de que el plan no es suyo: “I’m a dog chasing cars”.

La única derrota de Joker es no haber logrado que los ciudadanos y los reos se vuelen los unos a los otros en los ferries. Batman logra detenerlo de explotar ambos y lo deja a merced de la policía. Pero Joker había tenido su triunfo final: Harvey amenazaba a Gordon y su familia… Eliminando de tajo la esperanza de Gotham de deshacerse de Batman y, por lo tanto: obligando a Batman a volverse un paria y a Gordon a cazarlo oficialmente.

Joker Ganó. Y no dejó de ganar en prácticamente toda la película. De hecho: al final gana. Batman sale de escena pero también lo hace Harvey Dent y la esperanza de Gotham de no necesitar un Batman para resolver sus problemas.

Joker es un vórtex que hace girar todo a su alrededor como si de un agujero negro se trataba. Todos los demás personajes son meras piezas en su ajedrez enfermo que además son succionadas hacia el y su poderosa personalidad.

El título oficial es The Dark Knight. Para mi siempre será “The joker”. Porque además: Joker no quiere que sepamos nada de el… Y eso también lo logra.

Published by

Cristóbal Galindo

Biólogo por educación, fotógrafo por pasión, músico por necedad y Community Manager por necesidad... Todo un estuche de monerías.

Leave a Reply