Poema en prosa para Albahaca, la suculenta.

Ella es Albahaca, la suculenta.

Esa plantita
se llamaba albahaca,
aunque era una suculenta.

Pero es que la encontré tirada un día y la rescaté,
y esa maceta tenía una etiqueta que decía “Albahaca”,
porque según tenía semillitas de albahaca,
que nunca germinaron,
pero la plantita se adaptó bien.

Entonces Albahaca, la suculenta, vivía en el balcón.

Y ese día llovió y se veía bonita la luz
en la gotita de agua al amanecer.
Y luego otro día hubo un ventarrón
y la macetita se cayó ,
y ya no volví a ver a Albahaca
(que era una suculenta)
nunca más.

Published by

Cristóbal Galindo

Biólogo por educación, fotógrafo por pasión, músico por necedad y Community Manager por necesidad... Todo un estuche de monerías.

Leave a Reply