Aquí están los aburridos…

Hace algún tiempo me acuerdo de un imbécil que se andaba dando a una amiga de la que en ese entonces era mi novia preguntarme “Te aburres de divertirte? En Veracruz todo es diversión” y yo recuerdo tajantemente haber dicho “no mames, no todo es diversión en Veracruz y de hecho yo me aburro.” Hoy pienso diferente… De hecho si, si es posible aburrirse de solo hacer cosas lúdicas. Actualmente estamos tan metidos en nuestras actividades lúdicas que ya ni nos damos cuenta de que es así. Piénsenlo… ojalá no sea su caso pero:

  • ¿cuántas horas al día le dedican a las redes sociales? Facebook, twitter, instagram, etcétera. Cuanto tiempo?
  • ¿Qué porcentaje de ese tiempo se lo dedican a pelear pendejadas con desconocidos que a últimas solo los alteran sin llegar a ninguna conclusión o determinación relevante? Neta.
  • ¿Cuánto tiempo adicional al que pasan en redes sociales pasan en internet?
  • ¿Cuánto de ese tiempo lo ocupan consumiendo contenidos de calidad e información valiosa (no se vale si es información que están buscando para poder contestarle a ese desconocido en turno con el que se pelean por la pendejada en turno)?

Todo esto viene a que me acabo de encontrar con el terror de Huxley. El terror del placer. La distopía de Huxley discrepa fuertemente de la distopía de Orwell en que mientras que la distopía de Orwell nos mantendría adoloridos y enojados, la de Huxley nos mantendría aletargados y… felices. Sip. Felices.

Hay dos cosas en las que los seres humanos somos excelentes: matando otras cosas y encontrando con que distraernos. Somos procrastinadores por excelencia y es que la mayor parte del tiempo no nos vemos compelidos a responder por una necesidad inmediata, por lo que el incumplimiento de una tarea en si parece no tener ninguna consecuencia y es que… como dije, no es inmediata. Somos tan buenos procrastinando y además tenemos tantas cosas a nuestro alrededor con qué distraernos. Cuando fue la última vez que pudieron tener una conversación con alguien en la que no tuvieran que voltear al teléfono al menos una vez? En serio. Cuando fue la última vez que conocieron a alguien IRL y no a través del teléfono o el Facebook o cualquier cosa en línea?

Es entonces cuando, sumergidos en toda esa maraña de información estimados hijos míos: nos aburrimos de divertirnos. No? No se aburren de jugar Candy crush? No se aburren de estar en Facebook? No se aburren de pelearse con desconocidos medio imbéciles que también se pelean con un desconocido que son ustedes?

No sirve de nada tener acceso a tanta información si no sabemos que hacer con ella… y es precisamente el logro máximo del sistema comunicativo actual: hay demasiada oferta, satisface tu demanda inmediatamente y, lamentablemente, te aburres de tener todo a la mano, de tal forma que ya no ejercitas ni siquiera la memoria, para qué? Solo tienes que decir “Siri, llámale a Mamá” y siri se acordará de su número telefónico. Cuando fue la última vez que perdiste tu teléfono y tuviste que pedir nuevamente los teléfonos de todos tus contactos importantes porque tu no te acordaste de ninguno? Cual es el número de celular de tu madre?

El terror de Huxley es evidente. Estamos en una distopía. Le atribuyen a Einstein decir que llegaría el día en que nuestra tecnología sería más inteligente que nosotros. Bueno… No me consta que el lo haya dicho pero posts de buzzfeed como el de los 16 fails más grandes de vine me hacen pensar seriamente: como llegó esa gente a sobrevivir y a aprender a usar un teléfono para grabarse en video?

Somos el grupo de los aburridos… Y seguimos gritando Here we are now, entertain us como hace 20 años… el problema es que estamos aburridos de que nos entretengan pero no sabemos que hacer al respecto… La diferencia con hace 20 años es que ahí teníamos tiempo de salir y tomar una guitarra sin miedo a que un dispositivo con acceso a toda la información generada por los humanos se apoderara de nuestro ocio…

Oh mira. Una actualización de Plants vs Zombies…

Published by

Cristóbal Galindo

Biólogo por educación, fotógrafo por pasión, músico por necedad y Community Manager por necesidad... Todo un estuche de monerías.

Leave a Reply