Soy la prueba viviente.

Soy la prueba viviente de que todos los datos de las lactohippies son falsos. Explico por qué:

Hecho 1: Nunca bebí leche materna. Nunca mamé de mi madre.

y entonces:

Resultado 1. Tengo una estatura más alta que el promedio nacional

Resultado 2. Tengo un IQ más alto que el promedio mundial.

Resultado 3. Nunca he sido más enfermizo que el promedio, de hecho, alrededor de mi me enfermo menos que la mayoría  de las personas.

Si acaso, entonces, lo único que si soy es más desapegado que los demás. Pero eso ha probado ser una ventaja y no una desventaja.

So, ustedes, lactohippies: SUCK IT.

Published by

Cristóbal Galindo

Biólogo por educación, fotógrafo por pasión, músico por necedad y Community Manager por necesidad... Todo un estuche de monerías.

Leave a Reply